EL EJERCICIO Y LA SALUD MENTAL

por Admin

Publicado el 16/03/2017



Hacer ejercicio tiene efectos emocionales beneficiosos, mantiene las funciones cognitivas al máximo rendimiento, la subida endorfínica es capaz de generar relajación y sensación de felicidad. Salir al aire libre a practicar deporte solo o en buena compañía, es una buena forma de cuidar nuestra salud.

Hay investigaciones que sostienen la teoría de que el ejercicio ayuda a mantener el estado de ánimo´al modificar el equilibrio del sistema nervioso del cuerpo, del simpático (que así se llama), que dispara la respuesta "pelear o huir" al sistema parasimpático, que calma al cuerpo.

El ejercicio físico provoca una subida de endorfinas. si adquirimos el hábito de hacer deporte, el cuerpo nos pedirá más, echaremos en falta el no practicarlo. Por todo ello la práctica deportiva, es muy aconsejable en todas aquellas enfermedades relacionadas con la "psique" (estrés, ansiedad, depresión, patología psicosomática, ...), en la patología orgánica crónica y para combatir factores de riesgo potenciales inductores de enfermedad.

Nuestro estado de forma física, está muy relacionado positivamente con la salud mental y con el bienestar, el ejercicio está relacionado con la reducción de emociones vinculadas al estrés, como el estado de ansiedad.

La ansiedad y depresión son síntomas habituales del fracaso en el afrontamiento del estrés mental, y al ejercicio físico se le ha relacionado, con una disminución del nivel de depresión y de ansiedad.

Por lo general, el ejercicio físico a largo plazo, está relacionado con reducciones en rasgos como el neuroticismo (inestabilidad emocional) y la ansiedad.

Una enfermedad grave requiere tratamiento profesional, y en algunas ocasiones requerirá medicación, psicoterapia, tratamientos que se pueden completar con la práctica de ejercicio.

El ejercicio físico apropiado, se traduce en reducciones en diversos índices de estrés, como son la tensión neuromuscular, el ritmo cardíaco en reposo y algunas hormonas relacionadas con el estrés.

Tiene efectos emocionales beneficiosos en cualquier edad y género. Las personas fisicamente sanas que necesiten medicación que afecte al sistema nervioso central, pueden practicar ejercicio sin temor, bajo supervisión médica.

*Fuente: Runner´s world